Los pies de los niños se van desarrollando a medida que van creciendo. Hay etapas evolutivas que se tiene que revisar para prevenir posibles defectos mayores en un futuro. Los pies de los niños tienen gran cantidad de cartílago que va osificándose poco a poco a media que van creciendo. Es por ello, que durante este desarrollo tenemos posibilidad de realizar correcciones en los pies.

El control del crecimiento y los tratamientos preventivos nos ayudarán a prevenir futuras complicaciones en los pies en la edad adulta.

En las revisiones no solamente se valoran los pies, sino que también se valorar las rodillas, caderas, espalda y el calzado que usan.

Si se detecta de una manera precoz las desalineaciones que presenten los niños en los pies y piernas hay una gran posibilidad de mejoría dado que se encuentran en fase de crecimiento y se pueden corregir en cierta medida la posición.

A su vez, los podólogos realizan una tarea de educación de la salud enseñando a los niños a auto cuidarse los pies y prevenir complicaciones derivadas de una mala higiene y malos hábitos.

Los problemas más habituales en podología infantil suelen ser:

  • Pies planos y Pies valgos

  • Mala posición de los dedos

  • Papilomas

  • Uñas encarnadas

  • Enfermedad de Sever (dolor en el talón)

  • Caminar con los pies hacia dentro

  • Caminar “de puntillas