Es un tratamiento alternativo a la cirugía en uñas incarnadas, consiste en la aplicación de un pequeño alambre o lengüeta plástica para corregir la curvatura de la uña y su posición.

Esta técnica es indolora y es parecida a la que usan los dentistas en la ortodoncia con brackets.